25/11/14

Cosas buenas que se hacen en las Facultades de Derecho

Una entrada algo poética motivada por una negra reseña del estado de nuestras facultades de Derecho.
ÍNDICE: 1.- When you are feeling blue... .- 2.- ...dream.- 3. Mi stardust: 3.1. Blogueros y tuiteros; 3.2. Publicaciones y revistas; 3.3. Plataforma Millennium; 3.4. Las Clínicas Jurídicas; 3.5. Más

1. When you are feeling blue...


Hay buenas razones para que cunda el desánimo entre los profesores de Derecho más allá de la cuota de desaliento que les corresponde como ciudadanos ordinarios: Bolonia parece pasar sin dejar otro poso que una insoportable burocracia; nuestros claustros envejecen sin que veamos prepararse el necesario recambio generacional; muchos compañeros han quedado "atascados" en medio de la nada mientras intentaban progresar en ese carrera por la excelencia que es la vocación del profesor; otros sestean en la más discreta vagancia, a medio camino entre los simplemente "pasivo quejosos" (expresión de García Amado: Camastrones) y los más peligrosos "tóxicos"; la generosidad en la búsqueda y difusión del saber, connatural a la universidad, cede, en el mejor de los casos, ante modos académicos más eficientes en los que los profesores se convierten en lo que Posner denominaría "maximizadores racionales de sus fines en la vida", que son el sexenio (y, en su caso, complemento autonómico), la acreditación, el "descuento horario"y la jubilación, a ser posible, emérita; nadie parece tener claro qué se espera de la universidad y, en concreto, de la formación de juristas en sus Facultades de Derecho; las áreas de conocimiento defienden con celo y ardor sus límites "territoriales" pese a que la geografía del Derecho del siglo XXI cada vez es más global y transversal; nuestra incompetencia idiomática y para el trabajo en equipo nos aleja del "cogollo" investigador europeo (que, mientras tanto, cada vez es menos el "cogollo" investigador del mundo); nos cambian constantemente las reglas de juego y, en fin, nos falta siempre tiempo y recursos para poder hacer las cosas como creemos que deben hacerse. Creo, por eso, que es correcta la deprimente descripción del panorama de nuestras Facultades que realiza la profesora Katia Fach Gómez en su artículo "Spain and the Lost Legal Generation: Spain’s Dysfunctional University System is Also to Blame", publicado recientemente en el German Law Journal.

2. ...dream


Sin embargo...

"Dream (When You're Feeling Blue)" es un precioso estándar de jazz compuesto en 1944 por el gran cantante y mejor compositor Johnny Mercer (letra y música). Aunque muchas veces masacrada por un exceso de violines y coros de gorgoritos al gusto de Hollywood, merece la pena escuchar las versiones de Ella Fitzgerald, Sinatra, Sarah Vaughan (en vivo), Dinah Washington (mi favorita) o Nat King Cole.

Su primera estrofa, en una traducción extremadamente libre*, dice: "Cuando te sientas triste, mira a aquel que se pasea al atardecer por la playa y levanta millones de pequeñas estrellas: toma la que más te guste y sueña". La profesora Fach dice que no sería honesto pasar por alto muchos profesores que se han involucrado honesta y concienzudamente en la reforma del estudio del Derecho en España, pero, en su texto, apenas producen una mortecina luz que permite conceder que Bolonia es todavía "work in process" y creo que eso no es totalmente justo. Por eso esta entrada es un homenaje, tal vez un tanto sentimental, a esos "profesores caminantes" que levantan el polvo de estrellas (stardust) que nos permite soñar con una mejor enseñanza jurídica en España.

Mi stardust de la enseñanza jurídica está afectado por tres grandes limitaciones: mi memoria (que puede hacerme olvidar incluso alguno de mis "profesores caminantes" favoritos), mis conocimientos (que me obligan a constreñirme a aquello que me resulta visible en las redes sociales y dejar de mencionar todos aquellos profesores que, en digna soledad dentro de sus Facultades, se preocupan y consiguen, sin alardes tecnológicos, que sus estudiantes aprendan de verdad) y mi condición iusprivatista (que supone una menor concentración en la actividad de los iuspublicistas). Insisto, por ello, en que lo que sigue no es un inventario sino una mera muestra.

Aunque en algunas Facultades,  siempre dentro los estrechos márgenes de lo posible, se han introducido institucionalmente algunos interesantes cambios en el modelo de enseñanza jurídica, voy a dirigir en foco de esta entrada hacia las personas, porque, al final, son ellas las que determinan el resultado; basta con ver cómo, pese a que las universidades y Facultades de Derecho alemanas atraviesan apreturas económicas, a escala, análogas a las nuestras, sus profesores mantienen intactas su autoestima y dedicación.

Decir que el esfuerzo de quienes mencionaré aquí (y de quienes, como he dicho, se quedan en el tintero) es gratuito y altruista es poco, pues parece que solo estuvieran regalando algo que les sobra, un plus de esfuerzo no recompensando en una universidad en la que la unidad de medida dominante es la hora de clase. En realidad, su amor propio y su vocación de servicio público les llevan a desatender sus propios intereses y, literalmente, perjudicarse, pues, como todo el mundo sabe en la universidad, por muy trágico que resulte, cuanto menos tiempo dediques a tus alumnos, mejor para tu carrera (siempre, claro, que lo derives hacia la actividad investigadora o de gestión).

3. Mi stardust


3.1. Blogueros y tuiteros


Una de las características más positivas de Internet es que otorga visibilidad a actividades que, a falta de este medio, no tendrían otra difusión que la resultante del "boca en boca" local. Afortunadamente, hoy podemos disfrutar de los blogs y tuits de muchos profesores que canalizan a través de ellos su interés por la docencia del Derecho o, simplemente y con finalidad pedagógica, comparten con cualquier usuario, incluidos sus propios estudiantes, sus observaciones sobre la realidad jurídica cotidiana. En la mayoría de los casos, tal como, según parece, mandan los cánones pedagógicos, el uso de las herramientas sociales por parte de los profesores es mixto y combinan las entradas con finalidad didáctica con otras relacionadas con los intereses profesionales o personales de cada autor.

En este capítulo, destaco, por ejemplo, el blog Derecho Mercantil y la cuenta de Twitter de Jesús Alfaro, catedrático de Derecho Mercantil de gatillo rápido y amplios intereses, o el blog Conflictus Legum (con especial referencia a sus muy interesantes y sentidas editoriales) y su cuenta de Twitter, de mi compañero Federico Garau, catedrático de Derecho Internacional. El runner Luis Cazorla y el sevillano Joaquín Noval, ambos profesores asociados de Derecho Mercantil, mantienen una febril y generosa actividad tuitera como @LuisCazorlaGS y @AlfilAbogados, así como dos blogs con entradas de interés aplicado y pedagógico: El blog jurídico y docente de Luis Cazorla y Alfil Abogados. El listado de cuentas de Twitter que publican tuits sobre enseñanza del Derecho o con contenidos dirigidos a los estudiantes es amplio: @DrJRLiebana, @SoledadAtienza, @JaimeCampaner, @eduardovirgala, @c200gl, @CortsPepi, @Indvbio, @Ricardmm, @Andres_Boix, @rafaelfontan, @molinagarcia_mj, @albertruda y un largo etcétera en el que es obligado incluir los cuentas tuiteras de varias asignaturas de nuestra Facultad de Derecho de la UIB: @GDRE20430, @GDRE20423, @GDRE20435, @GDRE20439, @GDRE20400, @GDREiGAID20427 y @GDRE20408. 

Hay, pues, e-stardust.


3.2. Publicaciones y revistas


A quienes mantenemos desde hace años un interés por la enseñanza de Derecho no puede dejar de sorprendernos la proliferación de publicaciones académicas, en libros y revistas, sobre qué y cómo enseñar en nuestras Facultades, máxime si tenemos en cuenta que será difícil que sus autores rentabilicen el tiempo empleado en su redacción haciendolos valer como publicaciones de valía científica en la correspondiente evaluación "a la ANECA". Se trate de publicaciones epistemológicas o simplemente descriptivas de ciertas experiencias docentes, constituyen un termómetro claro de una preocupación más generalizada de lo que parece por la didáctica jurídica.

Como no me encuentro actualmente en mi despacho, no puedo hacer una referencia bibliográfica demasiado amplia, pero valga esta muestra, que debe comenzar con dos revistas: la Revista de Eduación y Derecho, dirigida por uno de los más veteranos "profesores caminantes", el catedrático de Derecho Mercantil Antoni Font Ribas, y la Revista Jurídica de Investigación e Innovación Educativa (REJIE), de la Facultad de Derecho de Málaga. 


No quiero cerrar el capítulo de las publicaciones sin mencionar la revista El Jurista (catalán/castellano) ni mucho menos atribuir al profesorado el mérito que corresponde a los estudiantes, con núcleo en la UPF, que la han creado y dirigido; pero sí creo que para que algo así se inicie y se consolide deben concurrir unos protagonistas extraordinarios -los estudiantes- pero también un ambiente propicio que es el que va impregnando poco a poco nuestras Facultades y en el que el profesorado juega también su papel. El Jurista no habría sido posible hace veinte años...


3.3. Plataforma Millennium


Plataforma Millennium, liderada por los internacionalprivatistas Pilar Diago (Universidad de Zaragoza) y Javier Carrascosa (Universidad de Murcia), requiere capítulo aparte por varias razones. La primera: su entusiasmo contagioso, que, al grito de "todo es Internacional", se desparrama por las redes sociales y muy especialmente a través de su muy activa cuenta de Twitter. La segunda: que ofrece en acceso abierto materiales y actividades de aprendizaje para estudiantes y estudiosos del Derecho, en tres niveles distintos. La tercera: que la enseñanza que proponen es "boloñesa", es decir, centrada en orientar y provocar el interés del estudiante, con máxima interactividad y con atención constante a la conexión entre la actualidad informativa y la disciplina del Derecho Internacional Privado; de esta manera, Plataforma Millennium supera el inconveniente de que adolece el demasiado estático proyecto de OpenCourseWare patrocinado por Universia (en el que, con todo, también pueden encontrarse materiales docentes dignos de encomio). En fin, la capacidad sinérgica de la Plataforma se demuestra en la organización simultánea de unas interesantes reuniones científicas y un certamen para estudiantes de cualquier universidad. 


3.4. Las Clínicas Jurídicas


Las clínicas jurídicas se incorporan a las Facultades de Derecho a partir de 2005, con cuatro clínicas precursoras: la Clínica Jurídica per la Justícia Social de la Universidad de Valencia, Dret al Dret de la Universidad de Barcelona, Clínica Jurídica del Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas de la Universidad Carlos III  y la Clínica Jurídica Ambiental de la Universidad Rovira i Virgili. Progresivamente, otras Facultades han ido sumando experiencias similares (entre ellas, la Clínica Jurídica de la UIB, que se "estrenó" en 2012), como el muy activo Laboratorio Jurídico sobre desahucios de la Universidad de Córdoba, por mencionar una sola de las nuevas clínicas. Las clínicas jurídicas, obvio es decirlo, ofrecen a los estudiantes una oportunidad de primer orden de aplicar sus conocimientos, contactar con la realidad social y participar en un servicio de interés público. Aunque institucionalizadas, las clínicas se basan en una dosis muy elevada de voluntarismo, tanto por parte de esos profesores que en cada una de ellas actúan como promotor y factótum, como de los estudiantes y otros profesionales colaboradores. Por ello, merecen ser destacadas entre las cosas buenas que se hacen actualmente en las Facultades de Derecho.


3.5. Más...


Además de las iniciativas que he mencionado hasta aquí, son innumerables las experiencias que "profesores caminantes" ofrecen a sus alumnos, sea en forma de simulaciones o moots de juicios o arbitrajes, sean o no competitivas, de programas de radio estudiantil o de creación de documentales, de ejercicios de "activismo jurídico", de debates, etc.

Todo esto es poco, sin duda, muy poco, pero es "polvo de estrellas" y brilla...



*Get in touch with that sundown fellow
As he tiptoes across the sand 
He's got a million kinds of stardust
Pick your fav'rite brand, and
Dream

3 comentarios:

  1. Bonito Post! Enhorabuena.
    En una época en la que todo es criticable es agradable ver que existen personas que toman perspectivas y felicitan y reconocen los méritos y esfuerzos ajenos.
    Mi más sincera felicitación a todos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, nunca sobre un "empujoncito" cuando corren malos tiempos...

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el post,esto ayuda mucho a continuar con los estudios,el ver que hay profesores entusiasmados que intentan ayudar a sus alumnos de manera desinteresada.
    Bajo mi punto de mi vista también deberían empezar a cambiar las asignaturas que se cursan y las maneras de enfocarlas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar